RESTAURACIÓN HISTÓRICA

Preservar adecuadamente nuestro patrimonio histórico nos enorgullece como sociedad. Ser capaces de transmitir este valioso legado a las generaciones futuras requiere de una minuciosa labor de conservación, en la que debemos emplear los enfoscados auténticos.

Estos enfoscados de cal hidráulica natural, estucos de cal, jabelgas y morteros pétreos han sido, necesariamente, recuperados de la antigüedad ya que fueron quedando en desuso debido a la aparición del cemento, que era un material más competitivo y fácil de utilizar.

Hoy, con los avances tecnológicos, se ha logrado recuperar estos materiales con absoluta fidelidad. Incluso se han superando las dificultades de antaño para conseguir una producción homogénea y de calidad. Gracias a ellos, volvemos a disfrutar de la belleza, elasticidad y transpirabilidad genuinas de estos enfoscados, devolviendo todo el esplendor a nuestro patrimonio histórico.